La Casamance, al sur de Senegal, es una zona muy expuesta a la amenaza de la inseguridad alimentaria, desde Fundación Kassumay estamos desarrollando proyectos de huertas gestionadas por las mujeres de diversas comunidades, con el objetivo de reforzar su autonomía económica y social, y promover la soberanía alimentaria.



A través del proyecto, las mujeres que gestionan estas tierras reciben formación específica en materia agrícola que les ayuda a cultivar sus productos de manera sostenible y en armonía con el entorno. Finalmente, el proyecto también cuenta con formación y asesoramiento en transformación de alimentos (confituras, conservas, ...) así como alfabetización. Las mujeres que forman parte de los proyectos se organizan y trabajan de manera conjunta, intercambian conocimientos y definen las estrategias de producción y comercialización de los productos.